domingo, 2 de julio de 2017

Posiblemente ni se encuentre



Poco después de ganar la undécima, se anunció el fichaje de Arbeloa por el West Ham y un año más tarde, después de no cuajar en el conjunto londinense, el lateral decidió dar por finalizada su etapa como futbolista profesional. Sin duda alguna, puede presumir de tener un palmarés a la altura de muy pocos: dos Eurocopas, un Mundial, dos Champions League, una Liga, dos Copas del Rey, una Supercopa de España, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes de la FIFA.

Y no, Álvaro no fue el mejor lateral derecho que ha pasado por el club. Posiblemente ni se encuentre en el TOP 3. Pero desde el primer momento entendió lo que era el Real Madrid. Nunca antepuso sus intereses a los del club. Nunca exigió nada. Como ya dijo anteriormente “por mucho que tú hayas hecho por el club, es siempre superior lo que el club ha hecho por ti. Eso seguro”.

Aceptó que su momento en el mejor club del mundo había terminado y fue despedido por todo lo alto. Dani Carvajal, quien le quitó el puesto de titular, siempre afirmó que Álvaro fue uno de los jugadores que más le ayudaron a adaptarse al club y que con el que mejor relación tiene. Porque Arbeloa es así. Es un jugador que siempre quieres tener en tu equipo, porque además aporta otras cosas que no se reflejan en un terreno de juego.